La Cruz de Serón

La Cruz de Serón

La Cruz de Serón

Se trata de una cruz de mármol situada sobre un elegante fuste circular estriado y un pedestal con una epigrafía que hasta la década de los cincuenta del pasado siglo XX estuvo situada en la confluencia de las calles La Palma y Real. Hablando en términos de urbanismo clásico, justo donde se encontraban nuestros “cardo y decumano máximos”. Pero el tráfico rodado aconsejó cambiarla de ubicación, así que se adoptó la actual, el centro de un espacio rectangular anexo a la plaza, donde hasta entonces hubo una fuente-abrevadero y que a partir de ese momento cambió sustancialmente de aspecto, eliminando el abrevadero y dotándolo de unos jardines.

El diccionario de Pascual Madoz (1845-50), cuando se refiere a Cabra del Santo Cristo hace referencia a esta cruz en los siguientes términos; “… forman el casco urbano 390 casas de sencilla construcción, con algunas comodidades, distribuidas en calles anchas y casi rectas, y una plaza en cuyas esquinas principales hay una cruz de alabastro cuya columna es de una pieza de 3 varas de alto…“.

También son numerosas las imágenes de la cruz en su devenir histórico, especialmente las de Arturo Cerdá y Rico, quien durante los primeros años del pasado siglo XX captó, desde las convocatorias de aquellos “angelillos” que recitaban el catecismo durante la cuaresma, hasta las más dramáticas de los jornaleros esperando una llamada sentados en las gradas que hay a sus pies. La cruz ha marcado y sigue marcando nuestro pulso y ha sido y sigue siendo el punto de encuentro donde habitualmente quedamos, pero, ¿a quien debemos su existencia? La respuesta está en la epigrafía de su arranque que nos revela que se debe a la llegada del lienzo del Cristo de Burgos y a la especial devoción que despertó en Serón (Almería).

Texto de la cruz de Serón. Fuente: propia.

Texto de la cruz de Serón. Fuente: propia.

Así pues, pronto serán conocidos en la región los acontecimientos surgidos en torno a la llegada del lienzo del Cristo de Burgos en enero de 1637, de ahí que a partir de entonces comiencen las peregrinaciones desde los lugares más dispares de la geografía del Sur-Este peninsular. Es el caso de Serón, localidad almeriense situada en la comarca de la Sierra de los Filabres, aunque relativamente próxima a Baza, donde la devoción también alcanza gran arraigo y difusión. Como hemos dicho, surgen en ese mismo año de 1637 infinidad de peregrinaciones hasta Cabrilla para venerar la imagen y es en ese mismo año cuando se encarga esta cruz de mármol que trae la hermandad de Serón al año siguiente, en 1638. En el arranque se puede leer la siguiente inscripción;

“ESTA CRUZ SE

HIZO A COS

TA DE LOS VE

CINOS DE LA

VILLA DE SERÓN

DEL RIO DE ALMAN

ZORA POR

SU DEVOCIÓN

AÑO DE 1638″

Plaza de la Cruz de Serón

Plaza de la Cruz de Serón

Nos parece reseñable que no falte en Serón quien apunte a la similitud y parecido del Cristo de Bacares, o del Bosque, con la del Cristo de Cabrilla, aunque actualmente no hay elementos que los identifiquen más allá de ese parecido estético.

Tras la petición de alguna institución de la sociedad civil cabrileña, en sesión ordinaria del Excmo. Ayuntamiento de Cabra del Santo cristo se aprobó por unanimidad que esta plaza anexa a la de la Constitución, situada en la confluencia de las calles de la Palma con Real fuera llamada “Plaza de Serón”, como reconocimiento a este pueblo con el que compartimos devoción y que como consecuencia nos legó su memoria grabada sobre esta cruz, que hoy, casi cuatro siglos después continúa siendo uno de nuestros más señeros elementos urbanísticos.