El paisaje de Cabra en la literatura

Si queremos ahondar en el conocimiento del paisaje de Cabra del Santo Cristo, la literatura nos aporta interesantes datos e irremediablemente nos vienen a la memoria un par de obras sobre las que ya hemos tratado en este blog. Una de ellas es la que describe esos “montes de sol y piedra” donde reconocemos nuestro paisaje y por eso ya forma parte de este sitio web, una vez que adoptamos esta frase como subtítulo. De esta manera advertimos el paisaje de Cabra en este famoso poema del universal Antonio Machado describiendo la panorámica que contemplaba desde la muralla de Baeza, cuando oteando el valle del Guadalquivir levantaba la vista hacia las cercanas sierras de Cazorla y Mágina y nos habla de aquellos “montes de sol y piedra” que divisaba cuando miraba hacia Granada:

Un año más. El sembrador va echando

la semilla en los surcos de la tierra. 

Dos lentas yuntas aran,

mientras pasan las nubes cenicientas

ensombreciendo el campo,

 las pardas sementeras, 

los grises olivares. Por el fondo

del valle, el río el agua turbia lleva.

Tiene Cazorla nieve,

y Mágina, tormenta;

su montera, Aznaitín. Hacia Granada,

montes con sol, montes de sol y piedra”

MACHADO RUÍZ, Antonio. Otoño (desde Baeza), luego titulado “Noviembre 1913”, en Poesías completas. 1913.

El segundo caso, la obra teatral titulada “El Santo Cristo de Cabrilla”, de Agustín Moreto, sí que está dedicado por entero a nuestro pueblo. Concretamente a los sucesos acaecidos en 1637 por los que esta localidad se terminó convirtiendo en uno de los santuarios más afamados del Sur-Este peninsular, resultando que en varios pasajes de la obra se asemeja el paisaje de Cabrilla al de Tierra Santa: 

Lo que aquí contemplando estaba agora,

ved si con causa se lamenta y llora,

es que lo que ha quedado de aquella peña del Sión sagrado,

de aquella maravilla,

es una semejanza de Cabrilla…

 

no hay cosa alguna en este campo

todo que de Jerusalén no tenga el modo,

el color de la tierra y el piadoso

cielo, si no es el mismo, es tan hermoso

MORETO Y CAVANA, Agustín.  El Santo Cristo de Cabrilla. Introducción, edición y notas de VALLADARES REGUERO, Aurelio. Edita: Real Sociedad Económica de Amigos del País de Jaén y Caja Rural de Jaén. Úbeda, 2003.

Miguel Delibes, quien estuvo cazando en Cabra, comenzó su descripción en tono jocoso; “el coto de Cabra del Santo Cristo, donde el santo Cristo dio las tres voces, en plena serranía Bética”, para continuar con un certero análisis:

…al acceder a los primeros repechos del macizo y divisar los riscos y cortadas en que es pródigo el cazadero, Manolo y yo estuvimos a punto de renunciar.

Desde el mirador del puerto, la perspectiva es realmente escalofriante. La cadena de anfractuosidades, sin solución de continuidad, se extiende hasta las cumbres de Sierra Nevada, de una consistencia vítrea en la distancia. Las olivas y el cereal de los bajos se transforman en aulagas y esparto a cierta altura. Ardua topografía ésta…

DELIBES SETIÉN, Miguel. El Camino. Barcelona: Destino, 1950, 226 pág.

Paisaje de Cabra del Santo Cristo. Fotografía de Ramón Rivera Juarez.

Entre los escritores comprovincianos, Eslava Galán trató sobre el castillo de Cabra, pero es en “La Mula” donde describe cómo era la carretera de acceso al terminar la Guerra Civil:

Al día siguiente, la tercera sección de la primera compañía monta en dos camiones y va a liberar el pueblo de Cabra del Santo Cristo, en plena sierra… Arrancan los camiones y enfilan la carretera de la sierra, llena de curvas, baches y balates peligrosos…

ESLAVA GALÁN, Juan. La Mula. Planeta. 2003. pág. 262-263

Ya que han salido las vías de comunicación, hemos de destacar al ubetense Antonio Muñoz Molina, quien pone el acento en la estrecha relación existente entre estas tierras y el ferrocarril:

 …En la ventana hay una noche azul oscura y por sus postigos abiertos viene un aire de noche próxima al verano y cruzada de muy lejos por las sirenas de los expresos que avanzan bajo la luna por el valle lívido del Guadalquivir y suben las laderas de Mágina…

MUÑOZ MOLINA, Antonio. Beatus Ille. Seix Barral. 1986

Aunque en este caso Muñoz Molina no cita expresamente a Cabra y seguramente aquellos trenes que recordaba ascenderían los primeras cuestas del trazado que va paralelo al río Guadalquivir tras pasar la estación de Jódar, por su épica, este pasaje resulta muy sugerente para los cabrileños, pues muchos, cuando éramos niños escuchábamos aquellas sirenas y hasta veíamos, durante nuestros paseos veraniegos al Nacimiento, aquellas hileras de lucecitas en su avance cansino por Los Romerales salvando los más duros repechos de este trazado ferroviario que atraviesa nuestro territorio de Norte a Sur.

Pero Muñoz Molina también se acordó de nuestro pueblo situando aquí el nacimiento de uno de sus protagonistas, si bien alteró un poco su nombre llamándolo “Cabras Desantocristo”, era esta la localidad natal de Mario López, un humilde funcionario de provincias que se casó con Blanca, una mujer refinada y de alta alcurnia.

MUÑOZ MOLINA, Antonio. En ausencia de Blanca. Alfaguara. 2007

Al margen de escritores consagrados, algunos cabrileños se han atrevido a adentrarse en la literatura aportando infinidad de datos sobre nuestro paisaje y paisanaje, resultando algunas de estas entregas de lo más digno. Se nos ocurren varios nombres, a destacar Luisa Gonzalez, José Quesada, Esperanza Aparicio o José Garzón.

Tampoco hemos de olvidar los numerosos relatos que basados en fotos de Cerdá y Rico ha publicado la revista Contraluz, aunque para terminar esta relación del paisaje con la literatura hemos de contar también con la tradición oral, esa otra literatura surgida del pueblo llano que también ha descrito nuestro paisaje a través de los refranes populares. Así, comparando Cabra con otros pueblos del ámbito más cercano, el siguiente refrán nos sitúa como uno de los pueblos más altos de la comarca:

Solera está en la umbría,

La Moraleda en la solana,

Cabrilla en lo alto de la sierra

y Jódar en tierra llana.

Aunque si ampliamos el radio y nos comparamos con otros pueblos de la provincia, existe otro refrán muy explícito que viene a destacar la aspereza de este territorio:

En Cabra, la pobreza; 

en Cazorla, la riqueza; 

y en Santiago la sutileza

Esta entrada fue publicada en BLOG y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El paisaje de Cabra en la literatura

  1. José Fernández Bedmar dijo:

    Me parece muy interesante este artículo, que me ayuda a conocer los años pasados de mi pueblo natal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.