Molino Barranco

Antiguo lavadero del Arroyo

Antiguo lavadero del Arroyo

descarga el track

descarga el track

La presencia humana en Cabra del Santo Cristo se remonta, al menos hasta el Neolítico cuando grupos de pobladores colonizaron las terrazas que rodean a los cursos de agua y manantiales del Nacimiento, Huerta de Jaime, Arroyo Santo, Gamelloncillo y del Molino Barranco. Es decir, las tierras situadas entre la Sierra Cruzada y la cuerda de los cerros de la Umbría y el Chantre. La vida gira en torno al agua y es en estas zonas donde afloran algunos de los manantiales más importantes del acuífero “Guadahortuna-Larva”, como este que hoy nos ocupa, el manantial del Molino Barranco.

El cortijo de la Quinta, casco histórico de Cabra y cerro de los Cangilones

El cortijo de la Quinta, casco histórico de Cabra y cerro de los Cangilones

Molino de Perales

Molino de Perales

El Molino Barranco está a menos de 5 km del casco urbano de cabra, en una cerrada que hay en la parte baja del barranco del Candelero y junto al dornajo que forma el manantial de su mismo nombre. Para llegar hasta allí hemos de tomar el carril que parte desde la parte baja de Cabra, pasando por el antiguo lavadero del Arroyo y junto a la era de la Quinta. Si continuamos, sólo podremos dudar cuando lleguemos al vertedero que hay junto al cerro Nebrillo y en la bifurcación que hay en la parte baja, desde donde sale otro carril que sube por los Jaralejos hasta la carretera de la Estación. Nosotros, para evitar errores siempre seguiremos el carril principal tomando la opción de la izquierda cuando dudemos, es decir, la pista en mejores condiciones y cuando dudemos, la de la izquierda. No obstante, siempre podremos consultar la ruta en GPS que aquí enlazamos. Olivares que se alternan con huertos en el comienzo de la ruta dejan paso a un áspero paisaje en el entorno del cerro Nebrillo y a una posterior terraza bastante fértil que coloniza el curso del arroyo del Royo (antiguamente llamado de don Francisco). Pronto, una alameda marca la entrada del tributario curso del Arroyo Santo. Es el paraje conocido como la Alamedilla, donde el carril gira bruscamente cuando cruza este pequeño curso de agua. Vemos las curiosas formaciones del barranco de los Asperones y más arriba, el Retamar, antesala de los llanos de la Estación. Aguas arriba, el Gamelloncillo se localiza a los pies de una cerrada en el barranco del Abad. A nuestra derecha, el farallón de Cerromolino, lugar donde se encuentra la cueva donde en 1877 se encontraron los restos de un sepulcro del Bronce. Restos arqueológicos que testimonian el ancestral poblamiento de esta zona.

Cortijo junto al Molino Barranco

Cortijo junto al Molino Barranco

Vamos girando hacia el Oeste, encarando el barranco del Candelero y los huertos se prodigan más, hasta que llegamos al primero de los molinos. El molino de Perales está un tanto arruinado, aunque aún se mantiene en píe tanto el edificio como el cubo. Unos metros antes parte a nuestra derecha un carril hormigonado en su inicio que tendremos que tomar a la vuelta, pues la vereda que ascendía por el barranco del Candelero desde el Molino Barranco está muy enmatojada en su comienzo. Pero de momento continuamos y cruzamos el arroyo del Molino Barranco por un puente que sustituyó a otro muy antiguo, puede que medieval, del que aún quedan los restos de sus estribos. Más adelante, una curiosa formación de rocas de asperón emerge entre el olivar y poco después, tras un primer cortijo con una parra a la puerta llegamos hasta el Molino Barranco, situado en la misma cerrada, junto al manantial cuyas aguas movieron sus rodeznos durante siglos.

La vida se manifiesta en todo su esplendor en este paraje sombrío y fresco en verano y “abrigado” en el crudo invierno. Una antigua acequia cruza el curso del barranco y horada las laderas para llevar las aguas al otro molino situado aguas abajo y antes mencionado en lo que supone una rica manifestación etnográfica del trabajo de nuestros ancestros.

Nacimiento del Molino Barranco

Nacimiento del Molino Barranco

Vista del Molino Barranco desde el carril de la margen izquierda del barranco del Candelero

Vista del Molino Barranco desde el carril de la margen izquierda del barranco del Candelero

Volvemos sobre nuestros pasos unos 500 metros hasta tomar el carril antes mencionado para continuar nuestro camino ascendiendo por la margen izquierda del barranco del Candelero, dando vistas, casi aéreas al Molino Barranco y a la zona circundante.

Tras cruzar un par de veces el lecho del barranco seguiremos ascendiendo hasta llegar a la carretera de la Estación pasando por un gran pinar de repoblación y el cortijo de Diego Rodríguez y desembocar, más o menos a la altura del nacimiento de Arroyo Santo. Desde allí volveremos a Cabra, de la que nos separan unos 3 km, alcanzando un total de 13 km de ruta y entrando a la población por el Nacimiento, discurriendo por esta carretera desde la que divisamos a nuestros pies los olivares y huertos por los que hemos transitado en una ruta que bien podríamos titular “del Agua”, o “de la Vida”…

El Nacimiento

El Nacimiento

Esta entrada fue publicada en BLOG, RUTAS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s